lunes, 4 de mayo de 2015

Peligrosa ignorancia

Sin conocerla demasiado se atrevió a regalarle una rosa. Ella la cogió con una sonrisa y le clavó las espinas en la cara. A ella no le gustaban las flores, pero siempre le encantaron los pinchos.