miércoles, 14 de julio de 2010

Campeones del mundo. De fútbol.

Estamos todos de enhorabuena, sin duda. Nuestra magnífica nación se impuso al resto del mundo y demostró ser la mejor del planeta. Ahora somos la envidia de todos. No hay ningún español que no se sienta orgulloso de serlo y las banderas ondean en las calles y en las ventanas como nunca antes lo habían hecho.
Hay una gran exaltación de la patria. Ahora España es mejor. Es lo que se lleva.

Pero España lo único que hizo fue ganar un torneo de fútbol, no nos olvidemos.
España no es el mejor país del planeta ni ahora los españoles somos mejores. Simplemente nuestra selección de fútbol se impuso a otras para levantar el trofeo más importante del deporte rey.

Hay varias cosas que me fastidian que me llevan a escribir esta crítica.
Una de ellas, que no tiene mayor importancia, es que a todos ahora nos gusta el fútbol. Me hace mucha gracia que el 70% de este país no sepa seguramente donde juega Cesc, pero bueno, me hacen saber que lloraron de la emoción con el gol de Iniesta y se alegraron por una victoria de España, que siempre la habían estado esperando. Resulta que España tiene la mejor afición del mundo, todo el país siempre está volcado con sus jugadores. Mentira. Eso es oportunismo del grande.

Otra de las cosas que más me fastidia, y no tiene que ver únicamente con el Mundial, es el gran poder que tiene la prensa deportiva, sobre todo el diario Marca, en las personas que lo leen. Es curioso como charlando con conocidos sobre deporte puedes extraer de las conversaciones titulares de Marca al pie de la letra. ¿Saben defender "sus" teorías? No, pero seguramente después busquen más información en Marca y ya se creerán expertos. La gente es totalmente manipulable porque es ignorante, y ésta es una clara prueba.

Lo que más me molesta sin duda, y con ésto acabo, es que ahora el sector más conservador (y por conservador me refiero a defensores del franquismo) está ultraexcitado. Al acabar el partido contra Holanda, yo estaba en la terraza celebrando la victoria, y escuché gritos de "España una, España grande y España libre", además de himnos franquistas.
Gente que dice "hay que ser españoles todo el año, no solo ahora". Vamos a ver, yo no me siento más español por apoyar a la selección.
Hay que diferenciar un país de una selección de fútbol. Yo no estoy apoyando al país en el que vivo, estoy animando a una selección de fútbol que cuenta con muchos de mis jugadores favoritos, así como también apoyo a Argentina, a Holanda y en menor medida a Bélgica y República Checa.
Me temo que el triunfo en un mundial de fútbol viene muy bien a mucha gente, ahora se puede sacar pecho del país en el que vivimos y además estamos todos contentos y nadie piensa en la crisis. Panem et Circenses, está claro.

Yo me alegro de que la selección haya ganado el Mundial, fueron los que mejor jugaron. Pero yo sigo a la selección siempre, no me trago todo lo que digan los medios de comunicación y sobre todo, soy consciente de que lo único que consiguió España es un título a nivel deportivo. Nada más.

Felicidades, campeones.