sábado, 27 de diciembre de 2014

Muñecos

Después de un largo día de toma de decisiones, el Presidente llegó a casa muy cansado. Se aflojó la corbata, se tiró en la alfombra y se puso a jugar con sus Action Man.
-Ahora yo soy el que manda - dijo, sonriendo con superioridad, mientras golpeaba un muñeco contra otro.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Disyuntiva adversativa pura

-Ahora siento que cada minuto que pasé contigo o pensando en ti fue tiempo tirado. Noto que ya no podemos hablar como antes, que nos entendíamos casi con la mirada, que éramos la envidia de todos. Ya ni me coges la mano cuando vamos por la calle, ni me abrazas cuando te vas a dormir. Creo que ahora aborreces mi existencia, vives en un plano ajeno al mío. Tu gravedad y la mía son opuestas y se evitan. Ya no hay miradas tranquilizadoras, tampoco miradas excitantes. Solo el pasotismo de la rutina que nos aplasta y que tenemos que cargar como Sísifo en la montaña. ¡Qué nos ha pasado! ¡Qué puede ser tan odioso como para romper algo tan fuerte como lo que teníamos! ¡Qué son estos días sin amor, qué será el resto de nuestras vidas! ¡Explica tus razones! ¡Habla!

-Y tú más. Gordo de mierda.

Problemas de mortales

Sísifo se apoyó en la piedra y encendió un cigarrillo. Se colocó bien las gafas de sol y se compró una bebida energética en la máquina expendedora. Ya casi se había quedado sin monedas, así que cogió la chaqueta y volvió a casa. Esta vez tenía que acordarse de coger el cargador del móvil. Y llamar a María. Tenía que vencer los nervios y llamar a María. Si no, cualquiera con más tiempo libre podría enamorarla antes que él, y eso no podía pasar. Ese castigó sí que no podría soportarlo.